Acerca de ‘La Memoria del Cuerpo’ por Francisco Serratos

No me propongo una reseña. El libro de ensayos de Francisco Serratos, La memoria del cuerpo. Salvador Elizondo y su escritura es caprichosamente una serie de ensayos que trata de manera crítica al olvido. El olvido como evento literario, como parte del acto de existir, e incluso desde un cariz cósmico.

Un destino inevitable —el olvido— para este libro y para sus lectores. Un sino perpetuo no sólo de este, sino de todos los libros, y por supuesto, un destino para todos nosotros.

La memoria del cuerpo es un libro con un prólogo desaliñado y un primer capítulo difícil de leer para quien no esté relacionado con la crítica y los estudios literarios. La sección “Micrometafísica de la muerte: la fotografía” y el último ensayo del libro (sección sin título y la cual necesita uno para referencias futuras) me fueron lo más disfrutable del texto.

Quizá este último ensayo, ubicado al final de este producto llamado libro, sea lo más destacable como ensayo ya que en él se encuentra la articulación de un concepto literario, de una obsesión ensayística muy propia del autor y la imbricación de ambos en un contexto, que si bien inusual, es total. Esta última sección me hizo pensar que es un ensayo book-worthy. En muchas ocasiones me exaspero al tener un libro en mis manos y entender que ese texto de X o Y autor, de segundo orden y sin ningún valor memorable, no debería tener lugar en un libro. En La memoria del cuerpo existe un ensayo, el final, digno de cualquier antología ensayística. Pero es creo que se disfruta de éste no llegando directamente a él sino a través de sus páginas previas.

Como fruto del olvido, ese último ensayo de Serratos dentro de La memoria del cuerpo tiene una voluntad (inconsciente) por renegar de su semilla.