Lamento de Hsi-chün

Alrededor del año 1100 d.C. una princesa china llamada Hsi-chün fue enviada, por motivos políticos, como esposa del rey nómada de Asia central K’un Mo, rey de Wu-sun. Cuando llegí allí, encontró de esposo a un hombre viejo y decrépito. Solo se veían una o dos veces al año y bebían juntos una copa de vino. No conversaban ya que no tenían un idioma en común.

Lamento de Hsi-chün

Mi gente me casó
en un rincón lejano de la Tierra:
me enviaron a un país ignoto,
dominio de Wu-sun.
Tengo una carpa de casa,
de fieltro mis paredes.
Carne cruda es mi cena
y leche de yegua mi copa.
Siempre estoy pensando en mi país
con un corazón entristecido.
Si fuera una cigüeña amarilla
podría volar a mi viejo nido.