Mezquinidades en el XV encuentro de Mujeres Poetas en el pís de las Nubes

Estimados todos:
 
 
Ponemos de manifiesto este boletín para que se enteren  de las irregularidades que se dieron en la emisión del XV Encuentro de Mujeres Poetas en el País de las Nubes que se llevío a cabo del siete al catorce de noviembre en la mixteca oaxaqueña.
 
Pasen la voz para que no haya más incautas en manos de Emilio Fuego.
 

Los desencuentros, minisecuetros y transas  en el XV Encuentro Internacional de Mujeres en el  País de las Nubes

 

Si el XV Encuentro Internacional de Mujeres Poetas en el País de las Nubes, llevado a cabo del 07 al 14 de noviembre,  tuviera que definirse como  una actividad de revaloración de habilidades de supervivencia, la evangelización poética desestructurada o el replanteamiento  del apego a los principios de honestidad y valor;  entonces, hubiera sido un evento sumamente exitoso y bien organizado; sin embargo ese no fue su objetivo.  La premisa de este “encuentro” es  la de dar a conocer e integrar la poética femenina hecha en español entre las asistentes y en las comunidades en las que se realizan presentaciones; y es aquí donde resulta un fracaso parcial, pues dadas algunas circunstancias que se expondrán más adelante, parece que  el organizador de la reunión de las poetas de todo el mundo, este año no tenía el menor interés de llevar la poesía a la gente, sino captar beneficios “indefinidos” de esta actividad que debería ser loable.

 

El Encuentro Internacional de Mujeres Poetas en el País de las Nubes, se lleva a cabo desde hace quince años, bajo la dirección de Emilio Fuego. Todos los noviembres desde 1993, mujeres de distintos países que tengan producción en  idioma español y pasan por la serie de requisitos solicitados por el comité, llegan a  México para después ser trasladadas a Oaxaca (no a Huajalpan, no se aclara jamás en la convocatoria), con el fin de llevar a cabo recitales y  talleres en diversas comunidades de la región.  Son alojadas en las casas de la gente de la entidad, que les otorga su hospitalidad, alimentos y algunas veces el traslado a las actividades que estas realizan.   Como punto final, algunos de sus poemas son publicados  en una antología que lleva el nombre del encuentro y que se presenta en una lectura que tiene lugar en Bellas Artes.

 

Parecería fascinante vivir una experiencia así, si todos los acuerdos que se establecen en la convocatoria fueran cumplidos.  Y a  pesar de que la relación con la gente de los pueblos sea enriquecedora y que de pronto sí puede llevarse a cabo  la sensibilización de ciertas personas en los distintos pueblos que se visitan, la organización, al menos este  año, fue deficiente, precaria, deshonesta y se utilizó a las poetas con fines muy distintos a la promoción de la poesía.

 

En un principio,  el comité organizador lanzó la convocatoria y se describieron los apoyos a recibir:

 

A) Hospedaje. Cabe destacar que al menos 5 poetas de distintas nacionalidades  fueron excluidas de este apoyo sin más explicación que el “cupo lleno” de las habitaciones (aún cuando por correo electrónico confirmaron con antelación su asistencia al organizador que en ningún momento les habló de esta situación)  y tuvieron que pagar ellas mismas su estancia las dos noches de hotel en la Ciudad de México (algunas otras en Huajalpan también costearon su hospedaje) o bien buscar refugio en casas de familiares o amigos para pasar la noche.

B) Alimentación. 

C) Transporte local (excepto aeropuerto-hotel-aeropuerto).  En este caso, es necesario decir que en Huajalpan tampoco se cubrieron los traslados de la mayoría de las poetas a los lugares donde se llevaban a cabo los eventos o las comidas, por lo que ellas tuvieron que pagar taxis de $18.00 m. n. cada vez que tenían que dirigirse a alguna actividad que estuviera programada en una zona lejana al centro de la ciudad.  Asimismo, a algunas poetas les fue cobrado el traslado hacia Oaxaca en $250.00 m. n. cuadno el camión habitual que sale de la central de México cuesta $172.00 m. n.

D).- Trámites migratorios (en caso necesario).

E).- Diploma y Constancia de participación; la cual no fue firmada por ningún miembro del comité organizador y carece de los logotipos institucionales habituales en este tipo de documentos.

F).- 15 ejemplares de la Antología del XV Encuentro.  Finalmente se dieron 16 antologías por participante para compensar “los gastos” que se hicieron en el transporte.

 

Y ante estos hechos es necesario preguntar  ¿por qué cobrar un transporte que está auspiciado por CONACULTA?  Y aun cuando algunas poetas llevaban a sus parejas, los camiones no tuvieron costo para los organizadores, así que el cobro en sí aparece como extraño e innecesario.  Debe comentarse que un día antes de la salida de Huajalpan a la Ciudad de México, se les anunció a las participantes que sólo tendrían un camión y que deberían sentarse de tres en tres durante 6 horas o rotarse los asientos (cuando se supone que ya estaban confirmados por la Institución que los apoyó con este servicio) o bien pagar ellas su pasaje (no reembolsable) para regresar. La  noticia fue acompañada del extraño comentario de Fuego: “veremos a quién se le dará transporte”, cuando la responsabilidad era única y exclusivamente del comité organizador.

 

¿Por qué no firmar las constancias de participación y no certificarlas con las Instituciones participantes?  ¿Por qué cobrar  $1,100.00 m. n., a cada una de las 66 poetas participantes para pagar una antología que evidentemente por la falta de cuidado en la edición y la calidad de la misma, no cuesta $72, 600.00 m. n.?  ¿Por qué no había un programa de actividades preciso?

 

¿Por qué en muchas comunidades no estaba confirmada la participación de las poetas? Quienes como en  el caso de Tonalá,  vivieron condiciones de inseguridad que las pusieron en peligro, cuando “tuvieron” que  hospedarse en un motel  porque nadie del pueblo las esperaba y el ebrio dueño de este lugar no las dejaba salir.  Y cuando finalmente esta terrible experiencia  fue expuesta ante Fuego, no  le dio la importancia debida y sólo hasta el 14 de noviembre el presidente municipal de Tonalá pidió una disculpa,  afirmando que una noche antes de la llegada de las escritoras había sido víctima de un atentado contra su vida. Ante ello,  ¿por qué no se notificó esta situación para salvaguardar la integridad de las poetas y no exponerlas?  ¿Qué es lo que se quiere aparentar? 

 

Y para qué hablar de Chazumba, Tesquitepec y algunas otros pueblos donde no se había organizado ninguna actividad para las poetas y tuvieron que improvisar desde lecturas en funerales, hasta tendederos poéticos; que si bien es cierto son un reto para la creatividad y la promoción a la lectura, no forman parte de esas supuestas “acciones programadas” que habría en todas las entidades que se visitaban y que serían organizadas por sus mismos miembros.  O qué decir de las que fueron prácticamente obligadas a  impartir pláticas de distribución de productos artesanales en el mercado internacional a los artesanas del pueblo, que fueron engañadas para acudir a la”reunión con las poetas” con la promesa de que éstas les comprarían sus mercancías, es decir, la poesía ni siquiera estaba contemplada. ¿Dormir en cuartos de difuntos de días recientes donde a las escritoras no se les permitió apagar las veladoras o de plano ser una carga importante para los “anfitriones” que se quedaron sin comer para ofrecerles alimentos a las visitantes,  es una experiencia digna?      

 

Las actitudes del organizador fueron mezquinas, humanísticamente indiferentes y evidenciaron que su interés no está en promover la lectura, sino en utilizar a las escritoras de manera irrespetuosa y vil, con oscuros fines.

 

Las respuestas son inciertas, pues las inquietudes no fueron resultas por Emilio Fuego, quien se dedicó a minimizar las situaciones y deslindarse de la responsabilidad, achacando conductas supuestamente inadecuadas en las creadoras, y  finalmente ya no quiso escucharlas.  ¿Por qué ya no atendió a las sugerencias? ¿A qué le teme?

 

¿Cómo se puede apoyar a un proyecto con una organización tan insegura e incierta?  Las Instituciones involucradas deberían replanteárselo  o exigir la rendición de informes precisos de gastos, así como los ciudadanos lo hacemos a través de la denuncia de estas irregularidades. 

 

 

http://mujerespoetasenelpaisdelasnubes.blogspot.com/

 




Jorge Spinoza