Otro deporte bueno para Omar Bravo:

Los clavados.

Hasta parece italiano –también, otra escuadra memorable por trompicarse, pero nefasta: a tal punto que a nadie le importa que sean campeones del mundo.

Deberían incluir a Bravo en la selección olímpica.